Autocandidatura ¿por dónde empiezo?

Autocandidatura ¿por dónde empiezo?

Hablamos de autocandidatura cuando haces llegar tu currículum a una empresa sin haberse publicado previamente una oferta concreta. Habitualmente es algo que da mucha pereza a las personas en búsqueda de empleo y el principal problema suele ser no saber por dónde empezar.

Los tres pasos a seguir para hacer autocandidatura serán:

  1. Tener preparado un texto que acompañará a tu currículum.
  2. Buscar los datos de contacto de empresas objetivo y hacer un listado.
  3. Establecer un plan para enviar paulatinamente tu currículum a estas empresas.

El texto que acompaña a tu CV:

La carta de autocandidatura ya no es una carta, sino que se transforma en un texto de presentación incluido en el cuerpo del mensaje que enviarás por email, LinkedIn, etc. Este texto acompaña e introduce tu currículum cuando lo envías de manera espontánea a una empresa y, aunque es recomendable adaptarlo, su estructura básica es la siguiente:

  1. SALUDO: Más o menos formal dependiendo de la vía de contacto. Dirígete a la persona por su nombre si lo sabes, dirígela sino a RRHH de manera neutra.
  2. NOMBRE E INTRODUCCIÓN: Comienza diciendo tu nombre y explicando el motivo de la autocandidatura, es decir, ¿Por qué envías el CV a esa y no a otra empresa? ¿Qué es lo que te interesa de ellos y que puedes tú aportarles?
  3. PERFIL: presenta brevemente tu perfil de conocimientos, experiencia y habilidades.
  4. OTRA INFORMACIÓN: Si lo que buscas es un cambio de trabajo especifícalo, si buscas trabajo en otra ciudad, si actualmente te estas formando en alguna materia de interés para la empresa que aún no figura en tu currículum, etc.
  5. CIERRE: Agradece su tiempo por adelantado, queda a su disposición e incluye tus datos de contacto.

¿A qué empresas me quiero dirigir?:

Accede a alguno de los directorios de empresas existentes, en google puedes encontrar gran variedad como INFORMA, en la web del IDEPA, etc., y realiza un filtro atendiendo a criterios geográficos, sectoriales, o aquellos que apliquen según tu perfil. Encuentra en estos directorios los datos de contacto de la empresa y elabora tu listado propio. Intenta incluir siempre que sea posible la persona de contacto de Recursos Humanos, para conseguir este dato, LinkedIn será una herramienta de gran utilidad.

Plan de envío de CV:

Establece un plan de envío en el que dediques, por ejemplo, una hora a la semana a trabajar la autocandidatura e ir contactando por email o mensaje de LinkedIn con tu listado de empresas seleccionadas.

Por último, registra la fecha de cada contacto y tras una semana o dos, puedes hacer un seguimiento vía llamada o mensaje para verificar si lo han recibido correctamente y para intentar ampliar información sobre sus necesidades de personal, fuentes de reclutamiento a las que suelen recurrir, etc.

Consejos para elaborar la carta de presentación

Consejos para elaborar la carta de presentación

Ahora que conoces la utilidad de la carta de presentación en la búsqueda de empleo y lo importante que es aprovechar esta vía de comunicación para diferenciarte y captar la atención del reclutador, vamos a pasar a explicar su estructura.

Empezaremos por los objetivos que debe cumplir la estructura de la carta de presentación:

– Explicar por qué estás enviando tu currículum vitae.

– Indicar cómo te enteraste del puesto de trabajo vacante o de la empresa.

– Convencer al lector para pasar a leer tu currículum.

– Destacar y centrar la atención en aspectos que sean relevantes para el puesto, como formación, trabajos relacionados, prácticas, idiomas, etc.

– Reflejar tu personalidad, motivación, actitud, o entusiasmo hacia el puesto.

– Complementar con información adicional solicitada en la oferta y que no recoja tu currículum vitae, como, por ejemplo, tu disponibilidad o expediente académico.

La carta de presentación se divide en dos partes.

En la primera parte se incluyen:

Los datos personales: nombre y apellidos y dirección completa.

 Los datos de la empresa: si no tenemos el contacto directo, indicar departamento de Recursos Humanos, la dirección completa, y referencia de la oferta si procede.

Fecha: Misma fecha de envío.

Es muy importante que verifiques estos datos, que la dirección de la empresa corresponda realmente con la empresa a la que te estás dirigiendo, te sorprenderá, pero muchas veces se cometen ese tipo de errores, sobre todo cuando se hace una carta genérica por sector, o porque se reescribe sobre otra carta. Comprueba también que el nombre de la persona de contacto es el correcto, no tiene errores ortográficos ni está mal escrito. Por último, asegúrate de que la fecha corresponde a la fecha definitiva de envío.

La segunda parte se puede subdividir en varios párrafos, lo más habitual, de entre tres a cinco párrafos:

1. El primer párrafo, como introducción, es el más importante, ya que, dentro de la estructura, es el que motiva al lector a continuar leyendo. Para que sea efectivo deberá cumplir 3 objetivos:

✅ Explicar el motivo de la carta.

✅ Ofrecer la información precisa, para que el lector pueda en principio saber lo que puedes aportar a las necesidades de la compañía.

✅ Cautivar al lector.

En el caso de ser referido por alguna persona, deberías de citarlo en este primer párrafo.

2. En el segundo párrafo, relacionado con tus competencias, debes de explicar por qué quieres trabajar para esa compañía y por qué estás cualificado para ese puesto. No menciones competencias que no apliquen al cargo específico que estás buscando. Este es el párrafo, dentro de la estructura de la carta, que utilizas para venderte a ti mismo y, además, les dejas ver que esta no es una carta genérica. No hagas esta sección muy larga, sólo da información que sea relevante al cargo y que quizás no aparezca reflejada en tu currículum.

3. En el tercer párrafo debes de recoger tus posibles aportaciones a la empresa. Debes de explicar por qué estás interesado en la empresa o en el sector y qué cualidades reúnes para encajar en el puesto y para ser útil en la empresa. Debes relacionar los logros y éxitos que consideres que pueden ser importantes para el puesto que solicitas.

En esta parte de la carta, puedes incluir también datos relevantes que muestren que estás familiarizado con la compañía o el sector.

4. El cuarto párrafo puede ser una llamada a la acción donde poder mostrar tu interés por participar en el proceso de selección que corresponda o concertar una entrevista.

5. Un último párrafo como despedida y muestra de gratitud. Con frases del tipo: “Gracias por su tiempo…”, “a la espera de sus noticias…”, “sin más, se despide atentamente…”. A continuación, y como cierre final, no olvides añadir tu nombre o firma.

¿Cómo crear una carta de presentación laboral?

¿Cómo crear una carta de presentación laboral?

En este post te enseñaremos cómo crear una carta de presentación laboral, los tipos que existen y varios consejos que te ayudarán a crear tu propia carta. ¡Vamos a ello!

¿Qué es?

La carta de presentación laboral es el documento que puedes utilizar en el proceso de búsqueda de empleo para complementar y acompañar tu currículum vitae.

Al ser tu primer contacto con la empresa es muy importante que cuides al máximo la imagen que puedas proyectar y aprovechar esa vía de comunicación para manifestar el conocimiento que tienes de la compañía, tu deseo de trabajar con ellos y tu cualificación para un puesto ofertado o para posibles y futuras vacantes en la empresa.

 

¿Cuál es su función?

Una carta de presentación escrita de la manera correcta puede marcar la diferencia entre continuar en el proceso de selección o no.

Con ella tienes la oportunidad de diferenciarte y de captar la atención del reclutador, demostrar que todo lo recogido en tu currículum vitae encaja con el puesto, futuros puestos, con la empresa y/o con su cultura.

No se trata de duplicar la información recogida en el currículum, pero sí puedes aprovechar para resaltar tus aptitudes y capacidades.

 

Tipos de carta

 

En respuesta a un anuncio

Este tipo de carta hace referencia a un anuncio u oferta de empleo concreta publicada por una empresa. Siempre debes incluir los datos de la oferta a la que te postulas: fecha de publicación,  medio de difusión, puesto de trabajo y si venía indicada en la oferta, la referencia. También debes de mencionar la formación y experiencia relacionadas con el puesto ofertado y las capacidades que te ayudarían a desempeñarlo de manera satisfactoria.

 

Autocandidatura o candidatura espontánea

También puedes dirigirte a las empresas de manera espontánea sin necesidad de que hayan publicado ninguna oferta. En este caso es importante que hagas énfasis en los motivos que te llevan a querer trabajar en esa empresa y en qué tipo de puestos, relacionados con su sector de actividad, consideras que podrías encajar.

 

De recordatorio y actualización de datos

Si has enviado tu candidatura a una empresa y no has obtenido ninguna respuesta, puedes enviar, dejando un tiempo prudencial, una nueva carta para recordar tu candidatura o para actualizar algunos de tus datos.

 

Cinco consejos para su elaboración

  1. Tono cordial y respetuoso. Positivo y optimista, pero sin ser excesivo.
  2. Redacción clara, concisa y sin faltas de ortografía. Párrafos cortos y separados.
  3. Destacar habilidades y competencias, puedes añadir ejemplos.
  4. Hacer mención a la formación y experiencia relacionados y requeridos por la empresa.
  5. Dejar márgenes. Extensión máxima de una página.

 

Desde ASATA esperamos que con estos tips y consejos seas capaz de crear tu propia carta de presentación para mejorar enormemente tu currículum vítae.

 

 

¿Qué tipo de currículum es el más adecuado?

¿Qué tipo de currículum es el más adecuado?

Es probable que, en más de una ocasión, a la hora de abordar la tarea de mejorar y/o actualizar tu currículum te hayas planteado esta pregunta. La respuesta es clara, DEPENDE. Depende de tu objetivo profesional, de tu perfil, tu trayectoria, de lo que quieras destacar, la oferta de trabajo a la que te diriges… te beneficiará más un tipo u otro de currículum.

Vamos a hacer una revisión de los tipos o modelos principales, para que puedas valorar cuál se adapta mejor a tu situación y tus necesidades actuales.

 

Currículum cronológico

Es aquel que organiza la información cronológicamente, partiendo de los logros más antiguos y llegando hasta los más recientes. También puede presentarse en el orden inverso, es decir, destacando en primer lugar los últimos logros y la ocupación más reciente, para ir después avanzando hacia la experiencia anterior.

Criterios para elegirlo:

🔵 Si quieres destacar una evolución ascendente en tu carrera

🔵 Si no has cambiado demasiado de trabajo

🔵 Si no tienes grandes periodos de tiempo en los que no has trabajado

🔵 Si quieres destacar alguna empresa reconocida en la que hayas trabajado

Ventajas:

✅ Se trata del formato más tradicional y aceptado por la mayoría de los departamentos de selección

✅ Es fácil de leer y entender, ya que está fuertemente estructurado

 

Currículum funcional o temático

La experiencia se agrupa por bloques o temas: área funcional, sectores, funciones desempeñadas, que guardan afinidad entre sí. El apartado más importante sigue siendo la experiencia y es el único que difiere de un currículum cronológico. El resto de la estructura es igual.

Criterios para elegirlo:

🔵 Has tenido largos o frecuentes periodos de inactividad

🔵 Cambios frecuentes de empresas

🔵 Quieres cambiar de área laboral o sector económico

🔵 Tienes una muy dilatada trayectoria profesional en puestos similares

Ventajas:

✅ Libertad para presentar la información en función de tus intereses

✅ Te permite destacar tus puntos fuertes, habilidades y logros

✅ Te permite ocultar periodos de inactividad o cambios frecuentes

✅ Proporciona un conocimiento rápido de la experiencia del candidato

Desventajas:

⭕ Es un modelo de currículum menos frecuente, los técnicos de selección pueden sentirse menos cómodos con él porque no están tan habituados y porque la tendencia natural es ir a buscar la relación cronológica de fechas y empresas. Esto puede generar en los reclutadores incertidumbre y cierta desconfianza

⭕ Lo habitual es que en las entrevistas de trabajo te hagan alguna pregunta por fechas y empresas, ya que por rutina se suele seguir un orden cronológico

⭕ Los portales de empleo te obligan a introducir la experiencia cronológicamente

 

Currículum combinado o mixto

Es el más completo de los tres modelos, aunque, por ello, también es el más complejo de elaborar. A grandes rasgos, el currículum combinado o mixto es una mezcla del cronológico y del funcional o temático.

Ventajas:

✅ Destaca de forma clara tus capacidades y logros, al tiempo que se refleja la experiencia y la formación

✅ Permite mucha flexibilidad y creatividad, por lo que ayuda a no pasar desapercibido

Desventajas:

⭕ Necesitas un currículum diferente para cada puesto de trabajo al que optas y esto requiere tiempo

 

Videocurrículum

Consiste en realizar el currículum en formato audiovisual. Una presentación en vídeo que te permite mostrarte a las empresas de una forma diferente, hablar sobre ti, sobre tus aptitudes, habilidades y logros… A la vez proporciona información valiosa a las empresas en cuanto a tu forma de comunicar y tu actitud, dejando entrever también tus aptitudes.

 

Creativo

Este modelo puede marcar la diferencia en un sector en el que existe alta competencia o cuando se está optando por un puesto en el que se valore altamente la creatividad del candidato, la iniciativa y/o el conocimiento de herramientas TIC.

 

Currículum Europass

Este es el modelo consensuado por la Unión Europea para unificar las candidaturas de empleo de aquellos que quieran trabajar en diferentes países de Europa. Su formato permite a las empresas conocer la trayectoria de los candidatos, procedan de donde procedan, y a su vez los candidatos no tienen por qué conocer las tipologías de currículum utilizadas en cada país.

10 consejos para elaborar un buen currículum

10 consejos para elaborar un buen currículum

Cuando estamos en búsqueda activa de empleo, la elaboración de un currículum vitae puede traer muchos quebraderos de cabeza. Nos pueden asaltar preguntas como “¿debería incluir una fotografía?” “¿será un error si no describo mis labores en cada puesto?”, pero no te desanimes, porque en este artículo te vamos a dar ese empujón que necesitas antes de crear tu currículum para que te pongas en marcha para tu nueva etapa laboral.

1

Sé breve. Si tu currículum supera las dos páginas, es probable que puedas hacer algo para adaptarlo y sintetizarlo. Ten en cuenta y discierne, en función del puesto al que optes, qué información es relevante y cuál no aporta valor y puedes omitir.

2

Adapta tu currículum a la empresa a la que te diriges. Así es, debes adaptar el currículum a cada oferta y teniendo en cuenta la empresa, se recomienda destacar la formación y experiencia relacionadas, así como las aptitudes que más se ajusten a la oferta en cuestión, de lo contrario, es fácil que sea descartado.

3

Cuida los aspectos formales. Recuerda que el vocabulario empleado debe ser 100% profesional. Utiliza la terminología de ese campo de trabajo, que de alguna manera refleje tus conocimientos y experiencia relacionados.

4

Sé sincero. Estamos de acuerdo en que el objetivo principal del currículum es llegar a la entrevista, pero si llegamos a ella a través de la mentira, pasaremos un mal rato, nos estaremos engañando a nosotros mismos, haremos perder el tiempo al seleccionador y el nuestro propio.

5

Describe las tareas y funciones desarrolladas en cada puesto. Son tan importantes (o más) que el cargo que ocupaste. Te aconsejamos también incluir logros y objetivos alcanzados.

6

Incluye enlaces a tus blogs o redes profesionales, ya que la mayoría de los reclutadores entrará en Google y buscará tu perfil en redes sociales profesionales. Eso sí, cuida al máximo lo que dice de ti la 2.0 y que lo que puedan encontrar no juegue en tu contra.

7

Resalta las palabras y las frases clave. Es importante resaltar los campos más importantes o claves de tu currículum y aquello que quieres destacar. Conseguirás, por un lado, centrar la atención del reclutador en esos puntos que te interesan y que más te favorecen, y por otro facilitarás su lectura, ya que el currículum se verá mucho más claro y ordenado.

8

Evita los detalles innecesarios, de esta manera jugaremos a nuestro favor. Los reclutadores deben revisar muchos currículums, por lo que debemos “facilitarles la labor” y priorizar el contenido relevante.

9

Incluye una fotografía adecuada. Es una duda frecuente, el incluir o no una fotografía en el currículum. Ciertamente, una cara no tendría por qué significar un valor añadido a nuestros méritos y capacidades, sin embargo, es una forma de mostrarnos abiertamente a las empresas y de que los seleccionadores se acuerden más de nuestro currículum. Evita incluir fotografías poco profesionales, lo indicado es hacerse una foto vestido formal y en un lugar que refleje seriedad y profesionalidad, al igual que evitar poses y optar por tomar una postura recta y segura.

10

Repásalo antes de enviarlo. Es muy importante que revises la ortografía, que los datos de contacto sean correctos y estén actualizados, también cerciórate de que has incluido toda la información relevante. En un último vistazo ponte en la piel del reclutador y plantéate: ¿Qué información clave he retenido a primera vista? ¿Qué “radiografía” me puedo hacer de esta persona?…

 

Desde ASATA Empleo esperamos que estos consejos te ayuden a mejorar tu empleabilidad elaborando un nuevo currículum mucho más profesional y adaptado a ti y al puesto al que quieras optar.

¡Ahora toca ponerse manos a la obra!

Crea el currículum que quieren los reclutadores

Crea el currículum que quieren los reclutadores

El currículum es el documento que recoge nuestros datos personales, académicos y profesionales, básico para iniciar nuestra búsqueda de empleo. El primer objetivo es conseguir que nos incluyan en el proceso de selección y que nos convoquen a una entrevista de trabajo, para tener la oportunidad de que nos conozcan en persona y con el fin de obtener un empleo. Para ello, es importante captar la atención del seleccionador y facilitarle, en la medida de lo posible, su lectura.

Apartados que debemos incluir:

Datos personales: En este apartado incluiremos datos de contacto como teléfono, correo electrónico. También es importante incluir si disponemos de carnet de conducir y vehículo, así como enlaces directos a nuestro Blog o Redes Sociales.

Título profesional: Palabras clave que te definen como profesional o tu propuesta de valor. Se coloca junto al nombre o en la cabecera del CV.  Las palabras clave en este caso serían aquellas que indican tus especialidades.

Extracto/objetivo profesional: El extracto es un resumen muy breve de quién eres y a qué te dedicas. El objetivo profesional se refiere a tus expectativas laborales.

Formación académica/reglada y complementaria/no reglada: Es importante añadir el nombre de la entidad donde hayamos estudiado, al igual que el año de finalización de los estudios. En la formación no reglada, es importante añadir el número de horas de duración de los cursos, especialmente cuando hayan tenido una duración significativa.

Experiencia profesional (vida laboral). Incluiremos las experiencias más representativas en función de la similitud con el puesto al que optamos. Importante mencionar la/s empresa/s en la/s que hayamos trabajado y el tiempo que estuvimos, especificando mes y año de inicio y fin. Por otro lado, no debemos olvidarnos de hacer una descripción de las funciones desempeñadas y de las tareas y/o logros conseguidos en cada puesto de trabajo.

Pin It on Pinterest