Cómo encontrar al candidato/a ideal

Cómo encontrar al candidato/a ideal

Una de las mayores dificultades que nos transmiten las empresas, sobre todo pequeñas y medianas, es que no logran encontrar al candidato ideal. Quienes nos dedicamos a la Intermediación Laboral o hemos estado en Recursos Humanos, sabemos que este proceso no es fácil y que el factor personal y subjetivo juega un gran papel en el éxito del proceso de selección.

Esta subjetividad entra en juego por ambas partes, tanto el seleccionador como el candidato son personas con sus creencias, valores y actitudes.

Si bien es cierto que intentar objetivar el proceso de selección puede ser un buen punto de partida para encontrar al candidato que buscamos, también debemos tener en cuenta esa subjetividad y valorarla como tal, es decir, tener en cuenta cuestiones como la actitud y valores de la persona y asegurarnos de que están alineados con los de la empresa, ya que este aspecto será clave para un proceso de selección exitoso.

Otras de las claves para poder encontrar a ese/a candidato/a que encaja a la perfección en lo que estamos buscando serán:

  • Utilizar suficientes o adecuadas fuentes de reclutamiento
  • Especificar bien los requisitos del puesto a todos los niveles
  • Transmitir con sinceridad las condiciones del puesto para no crear falsas expectativas

Desde nuestra entidad te ayudamos en esta labor, clave para tener éxito y encontrar al candidato/a ideal.

Algunas de las ventajas de dejarse asesorar por una agencia de colocación y/o entidades que trabajamos con programas de empleo y orientación, en la búsqueda del candidato/a más adecuado/a son:

  • Conocemos a los/las candidatos/as de manera directa y personal, dado que sus orientadores/as han realizado varias sesiones individuales previas, antes de derivarlos/as a cualquier oferta.
  • Nuestra bolsa de candidatos pone a disposición de la empresa perfiles muy diversos.
  • La motivación hacia el puesto está asegurada, ya que se realiza una valoración previa de la persona, acerca de sus intereses y objetivos laborales y, muy importante, su Actitud. Siempre nos vamos a asegurar de que estos aspectos estén alineados con el puesto a cubrir y la cultura y valores de la empresa.
  • El numero de candidatos/as enviado es pequeño, siendo más manejable, y porque preferimos ajustarnos en la pre-selección a los requisitos marcados por la empresa y asegurarnos de que realmente se adaptan y cumplen el perfil.

Autocandidatura ¿por dónde empiezo?

Autocandidatura ¿por dónde empiezo?

Hablamos de autocandidatura cuando haces llegar tu currículum a una empresa sin haberse publicado previamente una oferta concreta. Habitualmente es algo que da mucha pereza a las personas en búsqueda de empleo y el principal problema suele ser no saber por dónde empezar.

Los tres pasos a seguir para hacer autocandidatura serán:

  1. Tener preparado un texto que acompañará a tu currículum.
  2. Buscar los datos de contacto de empresas objetivo y hacer un listado.
  3. Establecer un plan para enviar paulatinamente tu currículum a estas empresas.

El texto que acompaña a tu CV:

La carta de autocandidatura ya no es una carta, sino que se transforma en un texto de presentación incluido en el cuerpo del mensaje que enviarás por email, LinkedIn, etc. Este texto acompaña e introduce tu currículum cuando lo envías de manera espontánea a una empresa y, aunque es recomendable adaptarlo, su estructura básica es la siguiente:

  1. SALUDO: Más o menos formal dependiendo de la vía de contacto. Dirígete a la persona por su nombre si lo sabes, dirígela sino a RRHH de manera neutra.
  2. NOMBRE E INTRODUCCIÓN: Comienza diciendo tu nombre y explicando el motivo de la autocandidatura, es decir, ¿Por qué envías el CV a esa y no a otra empresa? ¿Qué es lo que te interesa de ellos y que puedes tú aportarles?
  3. PERFIL: presenta brevemente tu perfil de conocimientos, experiencia y habilidades.
  4. OTRA INFORMACIÓN: Si lo que buscas es un cambio de trabajo especifícalo, si buscas trabajo en otra ciudad, si actualmente te estas formando en alguna materia de interés para la empresa que aún no figura en tu currículum, etc.
  5. CIERRE: Agradece su tiempo por adelantado, queda a su disposición e incluye tus datos de contacto.

¿A qué empresas me quiero dirigir?:

Accede a alguno de los directorios de empresas existentes, en google puedes encontrar gran variedad como INFORMA, en la web del IDEPA, etc., y realiza un filtro atendiendo a criterios geográficos, sectoriales, o aquellos que apliquen según tu perfil. Encuentra en estos directorios los datos de contacto de la empresa y elabora tu listado propio. Intenta incluir siempre que sea posible la persona de contacto de Recursos Humanos, para conseguir este dato, LinkedIn será una herramienta de gran utilidad.

Plan de envío de CV:

Establece un plan de envío en el que dediques, por ejemplo, una hora a la semana a trabajar la autocandidatura e ir contactando por email o mensaje de LinkedIn con tu listado de empresas seleccionadas.

Por último, registra la fecha de cada contacto y tras una semana o dos, puedes hacer un seguimiento vía llamada o mensaje para verificar si lo han recibido correctamente y para intentar ampliar información sobre sus necesidades de personal, fuentes de reclutamiento a las que suelen recurrir, etc.

La Comunicación en la búsqueda de empleo

La Comunicación en la búsqueda de empleo

En un entorno como el actual, altamente competitivo, donde muchas personas pueden igualar o superar tu perfil, la comunicación es una herramienta que puede ayudarte a marcar la diferencia.

La comunicación se entiende a veces como algo que sucede sin más, muchas personas no piensan que sea algo que podamos estructurar o planificar, sin embargo, planificar tu mensaje y forma de comunicarte aumentará tus posibilidades de encontrar empleo. La forma en que cada uno de nosotros comunicamos aquello que sabemos hacer, suele ser totalmente diferente.

Uno de los aspectos más importantes es que tu comunicación sea coherente, piensa con qué herramientas comunicas en cada fase de un proceso de selección:

  1. Currículum y carta de presentación
  2. Primera llamada telefónica del seleccionador
  3. Tus perfiles en redes sociales (imagen digital)
  4. Tu presencia y comunicación en una entrevista (imagen física)
  5. Interacciones posteriores a la entrevista

Por ejemplo, si dices en tu currículum que eres una persona proactiva, este aspecto deberá reflejarse en todas las fases, debes hacer preguntas, debes mostrar una postura corporal correcta, tu lenguaje no verbal debe ser dinámico, etc. Así se transmitirá un mensaje coherente. Por ello es tan importante que trabajes el autoconocimiento y que aquellos aspectos que figuren en tu currículum sean realmente verdad. Además, actualmente es básico que tu imagen digital y física se correspondan y sean ambas profesionales.

Por último, algunas recomendaciones generales para tener una comunicación eficaz:

  • Realiza una escucha activa y sin prejuicios.
  • Elabora y ensaya tu mensaje. Toma conciencia de aquello que quieres transmitir.
  • Valora cómo lo quieres transmitir.
  • Transmite desde la honestidad y respeto.
  • Comunica con emoción, asertividad y empatía.
  • Claridad y adecuación. Expresa tu idea de manera clara y en el momento y lugar adecuado. Piensa que también debe ser clara y adecuada para los otros.

Una comunicación bien planificada y entrenada puede impactar ante nuestro interlocutor de una manera positiva respecto a nuestro objetivo y puede ayudarnos por tanto a lograr ese empleo tan deseado, no la dejes al azar. ¡Practica!

“Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice”. Peter Drucker

Networking ¿qué es y cómo trabajarlo?

Networking ¿qué es y cómo trabajarlo?

El networking es un concepto que se ha puesto muy de moda en los últimos años, sin embargo en su base, podemos encontrar algo que habitualmente ya veníamos gestionando, los contactos.

Hacer Networking consiste en crear y mantener una red de contactos que te pueda ser de utilidad a nivel profesional. Obviamente esta tarea no es algo que podamos hacer de un día para otro y por ello no debería ceñirse únicamente a los momentos en los que estás buscando empleo, sino que deberías cultivarla de manera activa a lo largo de toda tu carrera profesional.

¿Cómo crear tu red de contactos?

  • Cercanía. Antes que nada, examina tu entorno cercano, piensa en compañeros de anteriores trabajos, de universidad, cursos de formación realizados, de gimnasio etc. y en si alguno de ellos puede ayudarte en este proceso.
  • Redes sociales profesionales. Con Linkedin ya no tienes excusa, tienes a tu alcance a los directivos de diversas empresas, responsables de recursos humanos, etc.
  • Eventos, charlas, formaciones. Acude a este tipo de eventos para relacionarte y conocer a personas de tu mismo sector.

¿Cómo se crea y mantiene esta relación con los contactos?

Es importante definir qué tipo de relación ha de tenerse con estos contactos.

Si agregas a estas personas a tu red social y/o a tu agenda, pero no mantienes una interacción con esa persona, ese contacto no será de utilidad.

Debe existir una interacción e intercambio de información mutuos:

  • Interésate por lo que la otra parte necesita y plantéate si tú le puedes ayudar.
  • Proporciona información de utilidad sobre noticias sectoriales o de interés para ambos.
  • Facilitaros mutualmente recursos de ayuda.
  • Compartid opiniones y/o intereses.

De esta manera podréis cultivar y mantener una relación provechosa para ambas partes.

Una herramienta de Autoconocimiento: La ventana de Johari

Una herramienta de Autoconocimiento: La ventana de Johari

En este post, te enseñaremos en qué consiste la ventana de Johari y hablaremos sobre autoconocimiento.

La realidad es que todos tenemos partes de nosotros que el resto de personas desconocen, pero también ocurre al contrario, los demás, pueden coincidir en ciertos rasgos que nos caracterizan de los que nosotros no somos conscientes. Por ejemplo, creemos que trabajamos muy bien en equipo cuando el resto de compañeros esperan más de nosotros, o pensamos que se nos da fatal hablar en público porque nos ponemos muy nerviosos, cuando los demás opinan que nos desenvolvemos a las mil maravillas… Pues bien, muchas veces la diferente percepción de las cosas puede ser foco de problemas o falta de entendimiento en las relaciones personales y profesionales. Por eso, si mejoramos en nuestro autoconocimiento, tendremos mayor capacidad para mejorar nuestras relaciones con los demás y para desarrollar nuestro potencial.

En esta línea, vamos a hablar de una herramienta de autoconocimiento diseñada en 1955 por los psicólogos estadounidenses, Joseph Luft y Harry Ingham, bautizada como la Ventana de Johari en honor a sus nombres: Jo(seph) + Hari(ngton), que tiene como objetivo demostrar gráficamente la interacción entre nuestra propia percepción y la percepción que las demás personas tienen sobre nosotros.

En ella se distinguen dos ejes, uno horizontal el “yo”, la propia persona; mientras que en el eje vertical “el otro” o “los otros”. Es así como se forman 4 cuadrantes que distinguen cuatro áreas del conocimiento de uno mismo en sus relaciones:

Área libre (pública): es el cuadrante de aquello conocido por uno mismo y por los demás. En este cuadrante se incluye todo aquello que se comunica verbalmente y que pasa a ser un conocimiento mutuo de las personas. Indica el grado en el que nos damos a conocer ante el mundo, nos abrimos y hacemos saber de nuestras experiencias, pensamientos, intenciones y emociones.

Área oculta: el área oculta deviene de aquello que es conocido por uno mismo, pero no por los demás. Aquí se incluyen toda la información que la persona se guarda para ella misma y no expone; la oculta de los ojos del resto. En este cuadrante se incluyen aquellos rasgos que la personalidad que uno es más reticente a mostrar o bien que se guarda para sí mismo.

– Área ciega: En este cuadrante se incluye aquello que desconocemos de nosotros mismos, pero que sí conocen los demás, por ejemplo, algo que hemos descubierto tras el comentario de algunas personas/amigos de confianza. Muchas veces nos negamos a querer ver según qué cosas, pero si más de dos o tres personas de confianza están de acuerdo en algún rasgo de nuestra personalidad, lo más probable es que algo de verdad haya en ello.

– Área desconocida: en el área desconocida se incluye todo aquello que desconocemos de nosotros mismos y que también desconoce el resto. Bien puede verse como la zona que ambas partes pasan por alto; sin embargo, al mismo tiempo puede ser el área de crecimiento y potencial. Aquí se encuentran la capacidad de aprender y crecer, de aprender nuevas cosas de uno mismo y de descubrirlas.

Explicación del cuadro

Estos cuatro cuadrantes son dinámicos, de modo que aumentan y disminuyen según nuestro momento vital, tipo de relación en el que estamos o el entorno donde nos encontramos. Pero al mismo tiempo son dependientes e interactúan entre sí, por lo que, si se produce un cambio en un cuadrante, este afectará a todos los demás. Es así como al dar a conocer parte de cómo somos, estamos reduciendo el área oculta y aumentando el área libre.

Según la teoría, la persona en la que predomina el área libre o “pública” funciona de manera más armónica y sana, pues se muestra tal cual es y cómo es, se conoce a sí misma y no vive con miedo a que los demás la conozcan.

¿Cómo aplicar la Ventana de Johari de manera práctica?

Hay muchas maneras de trabajar con la Ventana de Johari, una de las más clásicas es hacer un ejercicio como el siguiente:

1. Haz una lista incluyendo entre 5 y 10 características o rasgos que consideres que te definen como persona.

2. Haz que otras personas de confianza (amigos, pareja, compañeros de trabajo, familia) con las que tengas relación habitualmente generen también una lista con tus rasgos y características.

3. Una vez tengamos las diferentes listas, crearemos nuestra propia Ventana de Johari.

4. Clasificaremos como rasgos públicos, aquellos que hemos identificado nosotros y los demás en las diferentes listas.

5. Clasificaremos como rasgos ciegos aquellos que los demás han señalado, pero no nosotros.

6. Clasificaremos como ocultos aquellos rasgos que hemos mencionado nosotros, pero no los demás.

7. El resto de rasgos que no encajen en ninguna categoría, los dejaremos por descarte en el área desconocida (podrían o no pertenecer a este cuadrante, pero no necesariamente).

Pin It on Pinterest