Tipos de preguntas en una entrevista de trabajo

Tipos de preguntas en una entrevista de trabajo

Te mostramos las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo, divididas en categorías. Ten en cuenta que la entrevista no es una ciencia exacta como tampoco lo es el entrevistador, por lo que te puede hacer cualquiera de estas preguntas en el orden que prefiera así como mezclar las categorías, según lo considere oportuno.

  • Directas: “¿Cuántas horas duró ese curso?”
  • Indirectas (sesgadas): La información se obtiene por deducción a partir de respuestas con contenido diferente en apariencia. Aquí nuestra habilidad sería intuir qué es lo que busca averiguar el entrevistador para tenerlo en cuenta en nuestras respuestas.  Ej. “¿Qué hace en su tiempo libre?”
  • Abiertas: Nos dejan la oportunidad de emitir una respuesta personal y amplia. Lo ideal es aprovechar esas “oportunidades” para dar la información más favorecedora. Ej. “¿Qué piensa de este trabajo?”
  • Cerradas: Exigen una respuesta de sí o no, o dejan posibilidades limitadas de respuesta. Es recomendable utilizarlas para tomar la iniciativa y “abrir” la pregunta y su respuesta. Ej. “¿Estás casada?”
  • De reiteración: Permiten precisar mejor una información o pregunta. Para nosotros nos sugieren pistas sobre qué es lo que buscan. Ej. “¿Podría desarrollar su idea sobre…?”

Según el contenido de las preguntas haríamos la siguiente distinción, en la cual mencionaremos distintos ejemplos de cada tipo:

  • Personalidad. Háblame de ti mismo. Cuéntame una anécdota en la que resolvieses con éxito una situación problemática. ¿Qué elemento diferencial aportas?
  • Experiencia: Cuénteme su trayectoria laboral. Motivos por los que finalizó su relación en la última empresa en la que estuviste.
  • Formación: ¿Por qué elegiste estudiar…? ¿Por qué realizó el curso de…?
  • Empleo: ¿Por qué quieres trabajar aquí? ¿Qué es lo que más te atrae de este puesto?
  • Vida privada: ¿Qué disponibilidad tiene para viajar? ¿Y para cambiar de residencia?
  • Metas y objetivos: ¿Por qué deberíamos contratarte? ¿Qué objetivos o metas tienes en la vida, a corto o largo plazo?

Probablemente ya sepas algunas de las preguntas más típicas de una entrevista, pero también tienes que estar preparado para otras “preguntas raras”. El objetivo de estas preguntas es que cada candidato demuestre su rapidez para pensar, su creatividad y, por qué no, su sentido del humor; además de otras características psicológicas que se pueden reflejar en las respuestas a estas preguntas. Veamos algún ejemplo:

  • Imagínate que se acercara un director de cine para ofrecerte hacer una película sobre tu vida, ¿qué actor o actriz te gustaría que fuera tu personaje?
  • ¿Qué tipo de fruta te gustaría ser?
  • ¿Qué tres cosas llevaría a una isla desierta?
  • ¿Qué es lo más gracioso que te ha pasado recientemente?
  • Si el periódico de tu ciudad te hiciera una entrevista sobre tu vida, ¿qué titulo le pondrías?
El poder de la actitud en una entrevista de trabajo

El poder de la actitud en una entrevista de trabajo

Es cierto que un currículum bien presentado y actualizado con información clara y de calidad que refleje tu experiencia laboral de forma profesional es esencial para lograr una contratación laboral. Pero esto no es todo, el siguiente paso del proceso de selección es crucial, la entrevista, en ella nos conocen como persona, profesionalmente y actitudinalmente.

De este modo, podemos ser excluidos de muchos procesos de selección por nuestra actitud y/o poca preparación de la entrevista, porque sí, debemos llevar la entrevista preparada.

Los seleccionadores de Recursos Humanos saben que elegir a un candidato sólo por sus méritos y ,posteriormente hacer que interiorice los valores y actitudes necesarios para funcionar correctamente, es un proceso lento, costoso y que no siempre se consigue. Por eso, cada vez más, la actitud y los valores se vuelven criterios esenciales y deben estar presentes desde el primer momento en el candidato.

El poder de la actitud significa tener la capacidad de adecuar tu predisposición emocional de manera consciente y asegurarte de haber realizado una evaluación positiva de la entrevista antes de que llegue el momento y como preparación previa. Tener en mente que debemos mostrarnos tal y como somos implica también reconocer cuáles son esas actitudes que nos definen y que son valoradas en una entrevista de trabajo. Esto evitará que pasemos por alto su exteriorización.

A pesar de que parte de las actitudes valoradas en una entrevista dependen del puesto de trabajo, hay algunas que son comunes a todos los casos, como por ejemplo, la escucha activa. Tomarte tu tiempo para escuchar a la otra persona denota calma, tranquilidad y respeto hacia las palabras de la otra persona y, a su vez, nos permite estructurar nuestras ideas y prepararnos para dar la mejor respuesta posible.

Por otro lado, podríamos hablar de la motivación. Cuando llegamos motivados a una entrevista de trabajo, se percibe en un primer momento en nuestro lenguaje corporal pero, también, cuando aclaramos nuestras dudas sobre aspectos comentados. Esto denota nuestro interés y curiosidad por el puesto al intercambiar puntos de vista.  

Asimismo, la proactividad sería otra actitud importante que cuidar ya que, alguien proactivo, entiende que una entrevista de trabajo es un espacio de diálogo y no una conferencia personalizada en la que cada persona emite mensajes de manera unilateral. Más allá del ámbito comunicativo, la proactividad se plasma en la facilidad para anticiparse, proponer soluciones y aportar cosas que no se esperan de nosotros.

Por último, comentaremos la importancia de la orientación hacia los resultados y la empresa. Es importante conocer y mostrar interés en cuáles son los objetivos y fines últimos de la organización, así como interesarnos por la empresa e investigar qué labores hacen, como se organizan, etc., para poder encauzar nuestros esfuerzos en sintonía con los de la empresa.

Haz saber al entrevistador qué conocimientos y habilidades posees y cómo estos pueden ayudar a lograr objetivos.

Cómo encontrar al candidato/a ideal

Cómo encontrar al candidato/a ideal

Una de las mayores dificultades que nos transmiten las empresas, sobre todo pequeñas y medianas, es que no logran encontrar al candidato ideal. Quienes nos dedicamos a la Intermediación Laboral o hemos estado en Recursos Humanos, sabemos que este proceso no es fácil y que el factor personal y subjetivo juega un gran papel en el éxito del proceso de selección.

Esta subjetividad entra en juego por ambas partes, tanto el seleccionador como el candidato son personas con sus creencias, valores y actitudes.

Si bien es cierto que intentar objetivar el proceso de selección puede ser un buen punto de partida para encontrar al candidato que buscamos, también debemos tener en cuenta esa subjetividad y valorarla como tal, es decir, tener en cuenta cuestiones como la actitud y valores de la persona y asegurarnos de que están alineados con los de la empresa, ya que este aspecto será clave para un proceso de selección exitoso.

Otras de las claves para poder encontrar a ese/a candidato/a que encaja a la perfección en lo que estamos buscando serán:

  • Utilizar suficientes o adecuadas fuentes de reclutamiento
  • Especificar bien los requisitos del puesto a todos los niveles
  • Transmitir con sinceridad las condiciones del puesto para no crear falsas expectativas

Desde nuestra entidad te ayudamos en esta labor, clave para tener éxito y encontrar al candidato/a ideal.

Algunas de las ventajas de dejarse asesorar por una agencia de colocación y/o entidades que trabajamos con programas de empleo y orientación, en la búsqueda del candidato/a más adecuado/a son:

  • Conocemos a los/las candidatos/as de manera directa y personal, dado que sus orientadores/as han realizado varias sesiones individuales previas, antes de derivarlos/as a cualquier oferta.
  • Nuestra bolsa de candidatos pone a disposición de la empresa perfiles muy diversos.
  • La motivación hacia el puesto está asegurada, ya que se realiza una valoración previa de la persona, acerca de sus intereses y objetivos laborales y, muy importante, su Actitud. Siempre nos vamos a asegurar de que estos aspectos estén alineados con el puesto a cubrir y la cultura y valores de la empresa.
  • El numero de candidatos/as enviado es pequeño, siendo más manejable, y porque preferimos ajustarnos en la pre-selección a los requisitos marcados por la empresa y asegurarnos de que realmente se adaptan y cumplen el perfil.

La Comunicación en la búsqueda de empleo

La Comunicación en la búsqueda de empleo

En un entorno como el actual, altamente competitivo, donde muchas personas pueden igualar o superar tu perfil, la comunicación es una herramienta que puede ayudarte a marcar la diferencia.

La comunicación se entiende a veces como algo que sucede sin más, muchas personas no piensan que sea algo que podamos estructurar o planificar, sin embargo, planificar tu mensaje y forma de comunicarte aumentará tus posibilidades de encontrar empleo. La forma en que cada uno de nosotros comunicamos aquello que sabemos hacer, suele ser totalmente diferente.

Uno de los aspectos más importantes es que tu comunicación sea coherente, piensa con qué herramientas comunicas en cada fase de un proceso de selección:

  1. Currículum y carta de presentación
  2. Primera llamada telefónica del seleccionador
  3. Tus perfiles en redes sociales (imagen digital)
  4. Tu presencia y comunicación en una entrevista (imagen física)
  5. Interacciones posteriores a la entrevista

Por ejemplo, si dices en tu currículum que eres una persona proactiva, este aspecto deberá reflejarse en todas las fases, debes hacer preguntas, debes mostrar una postura corporal correcta, tu lenguaje no verbal debe ser dinámico, etc. Así se transmitirá un mensaje coherente. Por ello es tan importante que trabajes el autoconocimiento y que aquellos aspectos que figuren en tu currículum sean realmente verdad. Además, actualmente es básico que tu imagen digital y física se correspondan y sean ambas profesionales.

Por último, algunas recomendaciones generales para tener una comunicación eficaz:

  • Realiza una escucha activa y sin prejuicios.
  • Elabora y ensaya tu mensaje. Toma conciencia de aquello que quieres transmitir.
  • Valora cómo lo quieres transmitir.
  • Transmite desde la honestidad y respeto.
  • Comunica con emoción, asertividad y empatía.
  • Claridad y adecuación. Expresa tu idea de manera clara y en el momento y lugar adecuado. Piensa que también debe ser clara y adecuada para los otros.

Una comunicación bien planificada y entrenada puede impactar ante nuestro interlocutor de una manera positiva respecto a nuestro objetivo y puede ayudarnos por tanto a lograr ese empleo tan deseado, no la dejes al azar. ¡Practica!

“Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice”. Peter Drucker

¿Dónde busca el seleccionador a los candidatos?

¿Dónde busca el seleccionador a los candidatos?

Todo proceso de selección cuenta con varias fases. En la primera fase de reclutamiento, el seleccionador tiene por objetivo conseguir curriculum que se ajusten al perfil. No trata de reunir un gran volumen de candidatos sin más, sino que busca llegar a aquellos perfiles adecuados al puesto vacante.

Para conseguir estas candidaturas, el seleccionador adapta su búsqueda y utiliza las fuentes de reclutamiento más adecuadas para cada puesto. Estas fuentes son espacios, físicos o virtuales, a los que se acude en primer lugar para publicar la oferta de empleo y llegar a los candidatos más idóneos para ese puesto.

Las principales fuentes de reclutamiento hoy día son:

  • Portales de empleo corporativos y redes sociales. Si te diriges a empresas grandes, esta es una de sus habituales fuentes de reclutamiento. Investiga sobre la empresa, busca el apartado de “trabaja con nosotros” en su página web y síguela en redes sociales para mantenerte informado de sus ofertas.
  • Portales de empleo del tipo Infojobs o Infoempleo: Son una de las herramientas más conocidas, debes estar registrado en ellas sí o sí, sin embargo, eso no significa que sean las más útiles, dado que son más accesibles y conocidas, la competencia es mayor.
  • Servicio Público de Empleo: la página de ofertas del servicio de empleo de tu comunidad, en Asturias Trabajastur. Publicar un anuncio en dicha página es gratis para la empresa, por ello es la opción preferida de pequeños y medianos empresarios. Si esta es tu empresa objetivo, no olvides esta fuente de reclutamiento.
  • Agencias de colocación y Empresas de trabajo temporal: Son intermediarios que facilitan la labor de búsqueda a las empresas “cliente”. Sigue sus redes sociales y regístrate en sus portales para poder acceder a sus procesos.
  • Anuncios de empleo en prensa: por todos es sabido que los anuncios de prensa en papel están totalmente en desuso, sin embargo, su versión digital, como milanuncios, es habitualmente utilizada para determinados perfiles como hostelería, construcción y oficios en general.

Como puedes ver, casi todas las fuentes de reclutamiento se sitúan en el entorno digital, por lo que saber desenvolverte en este entorno es crucial para tu búsqueda.

Por último, señalar que la mayoría de las empresas utilizan varias fuentes, por lo que utilizar metabuscadores como Indeed te ayudara a ahorrar tiempo y esfuerzo. En este tipo de portales se vuelcan todas las ofertas de diferentes fuentes por lo que te simplificará la labor de búsqueda, aunque es importante saber que a la hora de enviar tu currículum tendrás que estar registrado en la fuente original.

Nuevas herramientas de Reclutamiento: Sistema ATS

Nuevas herramientas de Reclutamiento: Sistema ATS

¿Cuántas veces has tenido la sensación de que, tras inscribirte a una oferta de empleo, gestionada a través de alguna plataforma, rechazaban tu candidatura sin haberla siquiera leído? Es una cuestión que, probablemente, todos nos hemos planteado alguna vez estando inmersos en la búsqueda de empleo y que, directa o indirectamente, puede conllevar cierto grado de desmotivación y desconfianza. La respuesta a esta pregunta podría estar en el sistema denominado ATS (Applicant Tracking System) o sistema de reclutamiento.

El alto valor del tiempo de trabajo combinado con el avance de las nuevas tecnologías, conlleva que las grandes empresas necesiten una mayor eficiencia y rapidez en sus procesos de selección, y es por ello que recurren a nuevas herramientas y softwares que les ayuden en este proceso. En definitiva, un sistema que facilita la criba curricular a través de palabras clave: competencias y conocimientos propios a dicho proceso de selección.

Entonces,…

¿Qué pautas podemos seguir para aumentar nuestras posibilidades y que el sistema de reclutamiento ATS no nos descarte automáticamente?

✅ Antes de lanzarnos a subir nuestro currículum debemos analizar bien la oferta, de modo que podamos emplear palabras clave que tengan relación con nuestro sector profesional. Para ello es importante fijarnos en diferentes ofertas de empleo de nuestro ámbito, conocer su lenguaje y añadir esas palabras a nuestro currículum.

✅ Realizar una clara diferenciación de los apartados de nuestro currículum (experiencia, formación etc.) ya que el sistema filtrará de forma equivalente. Es fundamental realizar una lectura previa de la oferta, y nombrar los apartados que contenga de manera exacta. Por ejemplo, si en la oferta denomina a uno de los apartados “formación académica” y en tu currículum figura “estudios”, adapta los términos. Al igual que es importante observar como mencionan las formaciones académicas “Bachiller” “Bachillerato” etc.

✅ Realizar una indagación sobre las palabras clave que figuran en la oferta a la que queremos postular. Analizaremos los requisitos indispensables solicitados y los añadiremos a nuestro currículum, siguiendo en todo momento un objetivo realista. No añadas información falsa, ya que a la larga puede perjudicarte.

✅ Tratar de no incluir información relevante en encabezados y pies de página, ya que el propio sistema tiene ciertas complicaciones para detectar la información en estas posiciones. Es recomendable utilizar encabezados sencillos y no exceder en ningún caso de dos páginas.

✅ Una vez planteadas estas cuestiones, buscaremos que las palabras clave tengan una coherencia y un sentido en el currículum, que sigan un hilo conductual y que no se conviertan en palabras puestas aleatoriamente. Al final, el currículum es nuestra carta de presentación de cara a afrontar un proceso de selección. Debemos ser sinceros en todo momento y saber adecuarlo y adaptarlo a las diferentes necesidades.

En muchas ocasiones la búsqueda de empleo nos puede parecer frustrante y agotadora, sin embargo, también es un proceso en el que adquirimos muchas competencias que nos ayudan en nuestro desarrollo personal. Solo tenemos que ser realistas y trabajar en la construcción de un objetivo profesional, y más pronto que tarde podremos recoger los frutos de todo lo que hemos ido sembrando.

 

Pin It on Pinterest