Cómo encontrar al candidato/a ideal

Cómo encontrar al candidato/a ideal

Una de las mayores dificultades que nos transmiten las empresas, sobre todo pequeñas y medianas, es que no logran encontrar al candidato ideal. Quienes nos dedicamos a la Intermediación Laboral o hemos estado en Recursos Humanos, sabemos que este proceso no es fácil y que el factor personal y subjetivo juega un gran papel en el éxito del proceso de selección.

Esta subjetividad entra en juego por ambas partes, tanto el seleccionador como el candidato son personas con sus creencias, valores y actitudes.

Si bien es cierto que intentar objetivar el proceso de selección puede ser un buen punto de partida para encontrar al candidato que buscamos, también debemos tener en cuenta esa subjetividad y valorarla como tal, es decir, tener en cuenta cuestiones como la actitud y valores de la persona y asegurarnos de que están alineados con los de la empresa, ya que este aspecto será clave para un proceso de selección exitoso.

Otras de las claves para poder encontrar a ese/a candidato/a que encaja a la perfección en lo que estamos buscando serán:

  • Utilizar suficientes o adecuadas fuentes de reclutamiento
  • Especificar bien los requisitos del puesto a todos los niveles
  • Transmitir con sinceridad las condiciones del puesto para no crear falsas expectativas

Desde nuestra entidad te ayudamos en esta labor, clave para tener éxito y encontrar al candidato/a ideal.

Algunas de las ventajas de dejarse asesorar por una agencia de colocación y/o entidades que trabajamos con programas de empleo y orientación, en la búsqueda del candidato/a más adecuado/a son:

  • Conocemos a los/las candidatos/as de manera directa y personal, dado que sus orientadores/as han realizado varias sesiones individuales previas, antes de derivarlos/as a cualquier oferta.
  • Nuestra bolsa de candidatos pone a disposición de la empresa perfiles muy diversos.
  • La motivación hacia el puesto está asegurada, ya que se realiza una valoración previa de la persona, acerca de sus intereses y objetivos laborales y, muy importante, su Actitud. Siempre nos vamos a asegurar de que estos aspectos estén alineados con el puesto a cubrir y la cultura y valores de la empresa.
  • El numero de candidatos/as enviado es pequeño, siendo más manejable, y porque preferimos ajustarnos en la pre-selección a los requisitos marcados por la empresa y asegurarnos de que realmente se adaptan y cumplen el perfil.

Autocandidatura ¿por dónde empiezo?

Autocandidatura ¿por dónde empiezo?

Hablamos de autocandidatura cuando haces llegar tu currículum a una empresa sin haberse publicado previamente una oferta concreta. Habitualmente es algo que da mucha pereza a las personas en búsqueda de empleo y el principal problema suele ser no saber por dónde empezar.

Los tres pasos a seguir para hacer autocandidatura serán:

  1. Tener preparado un texto que acompañará a tu currículum.
  2. Buscar los datos de contacto de empresas objetivo y hacer un listado.
  3. Establecer un plan para enviar paulatinamente tu currículum a estas empresas.

El texto que acompaña a tu CV:

La carta de autocandidatura ya no es una carta, sino que se transforma en un texto de presentación incluido en el cuerpo del mensaje que enviarás por email, LinkedIn, etc. Este texto acompaña e introduce tu currículum cuando lo envías de manera espontánea a una empresa y, aunque es recomendable adaptarlo, su estructura básica es la siguiente:

  1. SALUDO: Más o menos formal dependiendo de la vía de contacto. Dirígete a la persona por su nombre si lo sabes, dirígela sino a RRHH de manera neutra.
  2. NOMBRE E INTRODUCCIÓN: Comienza diciendo tu nombre y explicando el motivo de la autocandidatura, es decir, ¿Por qué envías el CV a esa y no a otra empresa? ¿Qué es lo que te interesa de ellos y que puedes tú aportarles?
  3. PERFIL: presenta brevemente tu perfil de conocimientos, experiencia y habilidades.
  4. OTRA INFORMACIÓN: Si lo que buscas es un cambio de trabajo especifícalo, si buscas trabajo en otra ciudad, si actualmente te estas formando en alguna materia de interés para la empresa que aún no figura en tu currículum, etc.
  5. CIERRE: Agradece su tiempo por adelantado, queda a su disposición e incluye tus datos de contacto.

¿A qué empresas me quiero dirigir?:

Accede a alguno de los directorios de empresas existentes, en google puedes encontrar gran variedad como INFORMA, en la web del IDEPA, etc., y realiza un filtro atendiendo a criterios geográficos, sectoriales, o aquellos que apliquen según tu perfil. Encuentra en estos directorios los datos de contacto de la empresa y elabora tu listado propio. Intenta incluir siempre que sea posible la persona de contacto de Recursos Humanos, para conseguir este dato, LinkedIn será una herramienta de gran utilidad.

Plan de envío de CV:

Establece un plan de envío en el que dediques, por ejemplo, una hora a la semana a trabajar la autocandidatura e ir contactando por email o mensaje de LinkedIn con tu listado de empresas seleccionadas.

Por último, registra la fecha de cada contacto y tras una semana o dos, puedes hacer un seguimiento vía llamada o mensaje para verificar si lo han recibido correctamente y para intentar ampliar información sobre sus necesidades de personal, fuentes de reclutamiento a las que suelen recurrir, etc.

¿Dónde busca el seleccionador a los candidatos?

¿Dónde busca el seleccionador a los candidatos?

Todo proceso de selección cuenta con varias fases. En la primera fase de reclutamiento, el seleccionador tiene por objetivo conseguir curriculum que se ajusten al perfil. No trata de reunir un gran volumen de candidatos sin más, sino que busca llegar a aquellos perfiles adecuados al puesto vacante.

Para conseguir estas candidaturas, el seleccionador adapta su búsqueda y utiliza las fuentes de reclutamiento más adecuadas para cada puesto. Estas fuentes son espacios, físicos o virtuales, a los que se acude en primer lugar para publicar la oferta de empleo y llegar a los candidatos más idóneos para ese puesto.

Las principales fuentes de reclutamiento hoy día son:

  • Portales de empleo corporativos y redes sociales. Si te diriges a empresas grandes, esta es una de sus habituales fuentes de reclutamiento. Investiga sobre la empresa, busca el apartado de “trabaja con nosotros” en su página web y síguela en redes sociales para mantenerte informado de sus ofertas.
  • Portales de empleo del tipo Infojobs o Infoempleo: Son una de las herramientas más conocidas, debes estar registrado en ellas sí o sí, sin embargo, eso no significa que sean las más útiles, dado que son más accesibles y conocidas, la competencia es mayor.
  • Servicio Público de Empleo: la página de ofertas del servicio de empleo de tu comunidad, en Asturias Trabajastur. Publicar un anuncio en dicha página es gratis para la empresa, por ello es la opción preferida de pequeños y medianos empresarios. Si esta es tu empresa objetivo, no olvides esta fuente de reclutamiento.
  • Agencias de colocación y Empresas de trabajo temporal: Son intermediarios que facilitan la labor de búsqueda a las empresas “cliente”. Sigue sus redes sociales y regístrate en sus portales para poder acceder a sus procesos.
  • Anuncios de empleo en prensa: por todos es sabido que los anuncios de prensa en papel están totalmente en desuso, sin embargo, su versión digital, como milanuncios, es habitualmente utilizada para determinados perfiles como hostelería, construcción y oficios en general.

Como puedes ver, casi todas las fuentes de reclutamiento se sitúan en el entorno digital, por lo que saber desenvolverte en este entorno es crucial para tu búsqueda.

Por último, señalar que la mayoría de las empresas utilizan varias fuentes, por lo que utilizar metabuscadores como Indeed te ayudara a ahorrar tiempo y esfuerzo. En este tipo de portales se vuelcan todas las ofertas de diferentes fuentes por lo que te simplificará la labor de búsqueda, aunque es importante saber que a la hora de enviar tu currículum tendrás que estar registrado en la fuente original.

Nuevas herramientas de Reclutamiento: Sistema ATS

Nuevas herramientas de Reclutamiento: Sistema ATS

¿Cuántas veces has tenido la sensación de que, tras inscribirte a una oferta de empleo, gestionada a través de alguna plataforma, rechazaban tu candidatura sin haberla siquiera leído? Es una cuestión que, probablemente, todos nos hemos planteado alguna vez estando inmersos en la búsqueda de empleo y que, directa o indirectamente, puede conllevar cierto grado de desmotivación y desconfianza. La respuesta a esta pregunta podría estar en el sistema denominado ATS (Applicant Tracking System) o sistema de reclutamiento.

El alto valor del tiempo de trabajo combinado con el avance de las nuevas tecnologías, conlleva que las grandes empresas necesiten una mayor eficiencia y rapidez en sus procesos de selección, y es por ello que recurren a nuevas herramientas y softwares que les ayuden en este proceso. En definitiva, un sistema que facilita la criba curricular a través de palabras clave: competencias y conocimientos propios a dicho proceso de selección.

Entonces,…

¿Qué pautas podemos seguir para aumentar nuestras posibilidades y que el sistema de reclutamiento ATS no nos descarte automáticamente?

✅ Antes de lanzarnos a subir nuestro currículum debemos analizar bien la oferta, de modo que podamos emplear palabras clave que tengan relación con nuestro sector profesional. Para ello es importante fijarnos en diferentes ofertas de empleo de nuestro ámbito, conocer su lenguaje y añadir esas palabras a nuestro currículum.

✅ Realizar una clara diferenciación de los apartados de nuestro currículum (experiencia, formación etc.) ya que el sistema filtrará de forma equivalente. Es fundamental realizar una lectura previa de la oferta, y nombrar los apartados que contenga de manera exacta. Por ejemplo, si en la oferta denomina a uno de los apartados “formación académica” y en tu currículum figura “estudios”, adapta los términos. Al igual que es importante observar como mencionan las formaciones académicas “Bachiller” “Bachillerato” etc.

✅ Realizar una indagación sobre las palabras clave que figuran en la oferta a la que queremos postular. Analizaremos los requisitos indispensables solicitados y los añadiremos a nuestro currículum, siguiendo en todo momento un objetivo realista. No añadas información falsa, ya que a la larga puede perjudicarte.

✅ Tratar de no incluir información relevante en encabezados y pies de página, ya que el propio sistema tiene ciertas complicaciones para detectar la información en estas posiciones. Es recomendable utilizar encabezados sencillos y no exceder en ningún caso de dos páginas.

✅ Una vez planteadas estas cuestiones, buscaremos que las palabras clave tengan una coherencia y un sentido en el currículum, que sigan un hilo conductual y que no se conviertan en palabras puestas aleatoriamente. Al final, el currículum es nuestra carta de presentación de cara a afrontar un proceso de selección. Debemos ser sinceros en todo momento y saber adecuarlo y adaptarlo a las diferentes necesidades.

En muchas ocasiones la búsqueda de empleo nos puede parecer frustrante y agotadora, sin embargo, también es un proceso en el que adquirimos muchas competencias que nos ayudan en nuestro desarrollo personal. Solo tenemos que ser realistas y trabajar en la construcción de un objetivo profesional, y más pronto que tarde podremos recoger los frutos de todo lo que hemos ido sembrando.

 

¿Qué es la intermediación laboral y en qué ayuda a las empresas?

¿Qué es la intermediación laboral y en qué ayuda a las empresas?

La intermediación laboral se encuentra regulada en el Real Decreto Legislativo 3/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Empleo» TÍTULO III. Instrumentos de la política de empleo» CAPÍTULO I. La intermediación laboral

Os ofrecemos a continuación un breve resumen acerca de las acciones que la componen y qué tipo de entidades la pueden realizar.

La intermediación laboral es el conjunto de acciones que tienen por objeto poner en contacto las ofertas de trabajo con los potenciales candidatos que se encuentran en búsqueda de empleo. La intermediación laboral tiene como finalidad proporcionarles un empleo adecuado a sus características y facilitar a los empleadores los candidatos más apropiados a sus requerimientos y necesidades.

Con independencia del agente que la realice, la intermediación laboral tiene consideración de un servicio de carácter público.

Esta intermediación solo puede realizarse por:  los servicios públicos de empleo, las agencias de colocación y aquellos otros servicios que reglamentariamente se determinen.

ASATA, desde su Agencia de Colocación, desarrolla diversos programas de empleo que cuentan con servicios de intermediación laboral dirigidos, tanto a personas en búsqueda activa de empleo como a empresas.

Si eres una empresa que está buscando incorporar personal y tienes abierto o vas a iniciar próximamente un proceso de selección, este servicio te ayudará a:

  • Definir el perfil del puesto requerido, junto con el técnico responsable de gestionar tu oferta de trabajo.
  • Cribar currículums acorde al perfil, disponibilidad e interés.
  • Apoyo en cualquier otra tarea que la empresa requiera durante el proceso de selección y/o contratación.

Si quieres más información sobre cómo podemos ayudarte, contáctanos y te informaremos sin compromiso para futuras necesidades de personal.

Pin It on Pinterest