La orientación laboral, busca facilitar y acompañar a las personas desempleadas en el camino de la inserción laboral. Esto se consigue proporcionando asesoramiento, información y entrenamiento en distintas habilidades que faciliten la inserción profesional.

La orientación tiene como objetivo, aumentar  la empleabilidad de una persona formándola en técnicas de búsqueda de empleo, algunas de ellas son, por ejemplo: la elaboración de un currículum adecuado y actualizado, la preparación de una entrevista de selección o la búsqueda de ofertas de empleo, así como desarrollando aquellas habilidades personales que la ayuden en la consecución de sus fines, como pueden ser el autoconocimiento y  el incremento de la autoestima, la definición del perfil profesional, la motivación hacia una búsqueda activa y permanente de empleo, etc.

La finalidad principal de la orientación laboral es que una persona no se sienta desamparada y sin saber que hacer. Para ello, resulta indispensable identificar las causas y reorientar el desarrollo profesional para alcanzar objetivos reales.

Las oportunidades laborales vienen asociadas, todas ellas, a la realización o el desempeño de una serie de habilidades, conocimientos, tareas o responsabilidades que definen el puesto de trabajo a cubrir. Hoy en día, la orientación laboral está ganando cada vez en mayor importancia debido al cambiante y moderno mercado laboral.

Teniendo en cuenta el rol que tienen los orientadores laborales, se puede decir que las capacidades personales básicas que estos/as profesionales tienen, suelen ser:

  • La tolerancia: debido a que el facilitador se dedicara a orientar, a personas que quizás se encuentren con alguna discapacidad, estén en peligro de ser excluidos y adultos que sean mayor de 45 años. Se debe tener el respeto y una cavidad amplia para saber llevar a un personal.
  • Empatía: obteniendo esta actitud, puede tener el talento para planificar, ordenar y saber llevar al grupo de manera animado, motivarlo para su desenvolvimiento. Poseer la capacidad para solucionar problemas, ser creativo, tomar iniciativa y apreciar la responsabilidad.
  • Asertividad: hacerle llegar al empleado cuáles son sus derechos, para defenderlos en cualquier situación, siempre y cuando se tenga el respeto que todos los empleados merecen.

Desde la orientación laboral, se puede garantizar un buen crecimiento laboral y así evolucionar profesionalmente. 

Pin It on Pinterest

Share This